jueves, 16 de febrero de 2012

Muestra en PROA Los nuevos tesoros de México

La Fundación Proa exhibe por primera vez en Buenos Aires 150 piezas arquelógicas de diferentes culturas prehispánicas. Son parte del patrimonio de trece museos, dos casas de cultura, una zona arqueológica y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

La Fundación Proa presenta "Dioses, ritos y oficios del México prehispánico", una exhibición que trae por primera vez a la Argentina más de 150 piezas arqueológicas de las diferentes culturas que habitaron el Golfo de México.
Proa logra con éxito la puesta en escena, desde un centro de arte contemporáneo, de una muestra con elementos históricos con un diálogo respetuoso entre un pasado que comienza circa el 700 a.C y llega hasta la conquista española, y que es capaz de deslumbrar al visitante de este tiempo.

Las piezas fueron dispuestas en las vitrinas de acrílico sobre tarimas blancas y están acompañadas por textos. Pero es un buen complemento la ampliación de los temas relatados por las visitas guiadas a cargo de un correctísimo personal. O, para el que prefiere recorrerla con otros tiempos, la opción es el audiotexto. También hay recorridos especiales a cargo de artistas y teóricos, lo que confirma la importancia que esta institución le otorga al material reunido especialmente para esta muestra.
La exhibición es una puerta de entrada para que el público local tenga la oportunidad de conocer de qué manera representaban los antiguos pobladores de México antes de la llegada de los españoles, sus dioses, sus rituales y su cosmogonía. Como también, cuáles eran las actividades y profesiones que desarrollaban, como artesanos, alfareros, ceramistas, lapidarios y escultores.

La muestra presenta obras que no se habían exhibido hasta ahora e incluso incluye piezas que fueron recuperadas recientemente y que son parte del patrimonio de 13 museos, de dos casas de cultura, de una zona arqueológica y también del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH).

Las obras, aún las más pequeñas, están repletas de belleza y son una demostración de lo expresivos que podían ser aún con materiales toscos como la cerámica trabajada con rudimentarias herramientas. Allí plasmaron su particular modo de observar la naturaleza y cuáles eran los temas a los que le daban mayor importancia, como la celebración constante de la vida y su contrapartida, la muerte, a la que rinden culto por antonomasia. A través de la representación de sus divinidades dejan la impronta de su espíritu religioso y su sentimiento de devoción para quienes consideran a los autores de sus destinos.

En las cerámicas destinadas al uso doméstico su gusto estético se hace presente en vasijas y platos, tanto por las formas como por las pinturas con las que fueron decoradas, con motivos simbólicos que ayudan a entender el significado de cada una de esas piezas y lo que representaban en el contexto ritual.

Si hasta hay lugar para representar los momentos de ocio como el juego de pelota (una actividad de esparcimiento pero con un gran acento en lo ritual), donde también están sus yugos y hachas votivas, los delimitadores de la cancha del mismo juego, y los jugadores de pelota elaborados en barro. Otro ritual de los más complejos es el que se celebraba en torno de Mictlantecutli, la deidad de la muerte, representado por una escultura de un cráneo y las diosas que lo acompañan.

Curada por David Morales Gómez, profesor de la Universidad Veracruzana y director de Museos de Veracruz, la exposición constituye, en sus palabras, "una excelsa selección de piezas que muestran la enorme variedad de ideas, la estructura social y la complejidad de una ideología". También Morales Gómez seleccionó escritos surgidos de las más recientes investigaciones sobre el comercio, el ritual de la pelota, el trabajo con la piedra, la alfarería y los sacrificios, trazando así un panorama integral de la las zonas más ricas en diversidad cultural.

La propuesta curatorial inicia su recorrido por medio de varios ejes temáticos: los dioses, en su mayoría deidades de la fertilidad, en piedra y barro, deidades que están presentes como el dios del agua, Tláloc; el dios de la fertilidad, Xipetotec; los dioses narigudos, Tlazolteotl y Cihuateteotl; y la deidad de la muerte, Mictlantecutli.

En Fundación Proa, Av. Pedro de Mendoza 1929 y Caminito. De Martes a domingo de 11 a 19 horas. A las 17 hay visitas guiadas para público en general. Los martes de estudiantes se pone a disposición del público material de referencia como libros y catálogos en el espacio de la librería.
Para más información sobre visitas guiadas, horarios y actividades para escuelas e instituciones: http://proa.org/esp/education.php / +54 11 4104 1041 / visitas@proa.org. Valor de la entrada: 12 pesos.

Nota publicada el 5 de Diciembre de 2011 en www.gacetamercantil.com

No hay comentarios: