jueves, 16 de febrero de 2012

Mariano Molina presenta su muestra sobre percepción visual

Desde hace muchos años Mariano Molina presenta obras en las que fuerza la mirada del espectador. Este artista visual juega con la perspectiva y le agrega efectos ópticos a sus obras. Por ejemplo, ha utilizado la técnica de anamorfosis, que sirve para crear ilusiones ópticas (Sobre el césped de la canchas esta técnica se utiliza para poner publicidad con apariencia de volumen).

En su última muestra, las multitudes borrosas recuerdan los movidos días de la crisis económica del 2001 en Argentina. Las imágenes entronizan una especie de protagonismo colectivo, pero donde fondo y figura no son tan claros. Tampoco era claro el lugar que teníamos la mayor parte de los argentinos por aquellos días.

En las primeras multitudes creadas por Molina las personas eran casi de tamaño natural, sino algo más grandes. Luego vinieron las vistas de esas multitudes como congeladas por una cámara con "zoom", en las que sólo unos pocos estaban en foco y se podían individualizar. En esta muestra recurre a su serie "Textuales", en donde las multitudes se minimizan y son imágenes en pequeños papeles, que entran dentro de su puño, y éste cobra una dimensión colosal, en telas de 2 x 1,50 metros. La palma de la mano es la protagonista de esta muestra entre la quiromancia, las líneas como destino o como autopistas para los autos que las transitan. Su mano como un lugar en donde converge el universo, como el mítico punto en "El Aleph" borgeano.

En otras obras las masas son perforadas visualmente por puntos blancos, como una ráfaga de disparos sobre ellas. Las obras donde utiliza el rojo y el azul ya estaban antes de su partida a la residencia que lo llevó a Londres, en 2009, pero ahora se ven enriquecidas por los conocimientos de neurociencia adquiridos (ver nota principal). De manera simultánea a la muestra en Londres, se puede visitar la montada en Buenos Aires en Hotel A, art Gallery, en Azcuénaga 1268.


Nota publicada el 20 de Enero de 2012 en www.gacetamercantil.com

No hay comentarios: