domingo, 23 de mayo de 2010

Botero presenta en México "El dolor de Colombia"


La etapa más dolorosa en la carrera de Fernando Botero sorprende estos días a los visitantes del Instituto Cultural Cabañas de Guadalajara (México), donde puede contemplarse hasta el 30 de junio ‘El Dolor de Colombia’, una colección de 77 óleos, acuarelas y dibujos en los que el artista colombiano levanta acta de la violencia que vive su país. La exposición recupera de esta manera el título original con el que ya pudo verse en países como Brasil o la República Dominicana.

El artista refleja la parte más terrorífica de un país donde el ejército, la guerrilla, los grupos paramilitares y los narcotraficantes se enfrentan entre sí para dejar un reguero de víctimas entre la población civil. Son obras figurativas en las que los típicos gorditos de Botero aparecen atados y amordazados. El público se siente testigo de la barbarie y acaba reflexionando sobre la inutilidad de unos actos que sólo conducen a la infelicidad de todos.

En la exposición se incluyen las piezas que Botero donó al Museo Nacional de su país hace cuatro años para rescatar del olvido a unas víctimas de la violencia cotidiana que lloran a sus hijos asesinados o son devoradas por los buitres. Destaca particularmente la que se titula ‘El Desfile’, en la que los personajes integran un cortejo fúnebre que traslada ataúdes por las calles de un pueblo. También impresiona sobremanera ‘El Cazador’, donde se ve a un hombre armado que pisa un cadáver como si fuera una pieza de caza.

"Colombia es ese mundo amable que yo pinto siempre, pero también tiene esta otra cara terrible de la violencia”, explica el propio autor en referencia a esta muestra. Por eso “tengo que mostrar su lado oscuro", añade el artista de Medellín, que ha querido presentar una especie de manifiesto pictórico para extender el mensaje de que "la barbarie se combate con la civilización, la violencia con la cultura y la intolerancia con el Arte".
Publicado en arteselección mayo de 2010

1 comentario:

Pescadora de Perlas dijo...

Me gusta Botero. Hace algunos años tuve la suerte de apreciar algunas de sus obras en Buenos Aires.

Un beso Nanu. Siempre un placer visitarte.;-)