viernes, 22 de enero de 2010

Unas cartas de Van Gogh revelan que no estaba tan loco



Una exposición en la Academia Real de Londres busca profundizar el conocimiento de la gente en torno al maestro posimpresionista Vincent Van Gogh con la exhibición, no sólo de sus pinturas y dibujos, sino también de gran parte de su correspondencia.
El pintor holandés escribió cientos de cartas durante su productiva carrera como artista, muchas de ellas dirigidas a su hermano Theo, un comerciante de arte que lo ayudaba económicamente.
La muestra "The Real Van Gogh: The Artist and his Letters" estará abierta entre el 23de enero y el 18 de abril.
La exposición incluye más de 35 cartas originales raramente exhibidas en público debido a su fragilidad y que le dan contexto a las cerca de 65 pinturas que las acompañan.
La correspondencia, en la que el artista describe desde lo mundano, como un tipo de lápiz en particular, hasta una poética visión de las aguas del Mediterráneo, pone en duda el concepto de Van Gogh como un genio errático y torturado.
"La idea más generalizada acerca de él es que fue un artista algo loco y poco reflexivo, que pintaba rápida y muy espontáneamente", dijo la curadora de la exposición Ann Dumas.
"Por supuesto que sufrió una enfermedad mental, sobre todo en los últimos dos años de su vida, pero Van Gogh sólo pintaba en periodos de lucidez y sus cartas revelan que era un intelectual muy culto, un hombre que hablaba inglés, francés y algo de alemán, y que usaba la literatura como referencia constante en su vida", añade.
"Pintaba muy rápidamente, sí. Pero ponía mucha reflexión y preparación en su trabajo, aún antes de pintar sobre el lienzo", dijo Dumas a Reuters.
Aunque cortó un pedazo de una de sus orejas, ingresó voluntariamente a un asilo mental y terminó su propia vida a los 37 años, Van Gogh estaba compenetrado en su arte y preparado para trabajar en el perfeccionamiento de técnicas de perspectiva, color y de la forma humana.
Aún en los últimos años de su vida, sus cartas revelan a un hombre aparentemente más preocupado por su oficio que por sus demonios personales y mentales.
Días antes de su muerte, escribió a Theo: "(Estoy) dedicándome a mis lienzos con toda mi atención".
Una carta incompleta que Van Gogh llevaba en el momento de su suicidio en 1890 también forma parte de la exhibición, con una nota de Theo escrita con lápiz diciendo: "La carta que llevaba encima el 27 de julio, ese horrible día".
Críticos británicos han alabado la muestra, particularmente por su enfoque sobre Van Gogh y su arte más que en su enfermedad mental, su automutilación y su violenta muerte.
"La genialidad de esta exposición es que el mismo artista nos dice en sus propias palabras que debemos mirar nuevamente y ver lo que realmente está allí, y no lo que nuestra imaginación le ha agregado".

1 comentario:

::♥ Sol ♥:: dijo...

que interesante, me gusto esta información. no sabia estas cosas de van gogh, muy bueno