lunes, 25 de enero de 2010

Una mujer se cae y rasga un cuadro de Picasso


La obra fue pintada durante el invierno europeo de 1904 a 1905. Cuesta varios millones de dólares en el mercado legal del arte.

Un cuadro del pintor español Pablo Picassofue dañado por una mujer que daba una clase a adultos en el Metropolitan Museum of Art (MET), en Nueva York, al perder el equilibrio y caer sobre la obra.

El hecho ocurrió durante una clase de arte en la tarde del viernes pasado, y la obra terminó con un tajo de 15 centímetros de largo en la parte inferior de la tela.

La obra se llama “El actor”, se trata de un acróbata delante de un telón abstracto y fue pintada durante el invierno europeo de 1904 a 1905.

El cuadro marca la transición de Picasso del llamado “período azul” hacia el “período rosa”.

“El actor” no tiene cotización porque pertenece al patrimonio del museo, pero las obras como esta cotizan en varios millones de dólares en el mercado legal del arte.

“Felizmente, el daño no sucedió en ningún punto focal de la composición y el equipo de curaduría y conservación cree que el arreglo será realizado en las próximas semanas y será discreto”, señala un comunicado divulgado ayer domingo.


Según el MET la pintura fue inmediatamente llevada para su restauración, pero no suministraron detalles sobre la identidad de la mujer que se cayó sobre el cuadro ni tampoco como se produjo el accidente. Tampoco se divulgó la imagen del daño causado en la pintura.



“El actor” mide 1,80 por 1,20 metros y su restauración debería ser rápida porque será parte de una exposición sobre Picasso que comienza el 27 de abril en el propio MET, junto a otras 250 obras.

2 comentarios:

Julio dijo...

Muy buena esta nota. Seguiré leyendo este interesante blog. Saludos! Dalmacio

miralarima dijo...

Cuando dentro de tu casa
caes al suelo al tropezar,
tú como mucho te cargas
algún vaso de cristal,
un jarrón de porcelana,
una lámpara quizá
o si acaso una ventana;
pero si vas y te caes
andando por un museo
es posible que te cargues
algún cuadro de los buenos.

Como el cuadro de Picasso,
el que llaman “El Actor”,
al que le han dado un codazo
al caer de un tropezón,
provocándole una brecha
en una esquina inferior,
la esquina inferior derecha,
provocando conmmoción.

La señora “tropezante”
ha jugado bien sus cartas
pues aun siendo una estudiante
ha logrado de la nada
el que su nombre ya pase
a estudiarse en el futuro;
porque la Historia del Arte
contará con fiel detalle
como el daño se produjo
en el cuadro de Picasso
y cómo quedó en un susto
(pudo haberlo atravesado).

Pero lo mejor de todo
es sin duda imaginar
de qué manera y que modo
todo se pudo gestar:
“Mira, Paqui. Paqui, mira.
¿No son monos los tacones?”
“No te pongas eso, niña,
que pareces Lola Flores.
Que hoy nos vamos de museo
y no de juerga flamenca”
“Que sí, que son de los buenos,
y se me ve más esbelta”
-Y más tarde en el museo-
“Oye, Paqui, yo estoy muerta,
me van a explotar los dedos”
“Pues vámonos a la puerta
y allí los pones al fresco…
¡¡Ten cuidado que tropiezas!!”
- Se engancha el tacón al suelo-
“¡Que me caigo, que me mato!
¡que me voy a dar de cuernos!”
“¡¡¡Cuidado con el Picasso!!!
- Y llegando casi al suelo
se gira y pega un codazo
justo en la esquina del lienzo
provocándole un desgarro
que resonó en el museo…
“Dadme hilo y lo remato
y lo dejo como nuevo”
“Señora, ¡que es un Picasso
y no el calzón del abuelo!”